Saltar al contenido

Cavitación: ¿Qué es y para qué sirve? 

septiembre 8, 2021

La cavitación consiste en una técnica estética que sirve para eliminar grasa localizada en aquellos lugares del cuerpo más difíciles.

Este procedimiento se lleva a cabo mediante ultrasonidos de baja frecuencia. Uno de sus principales beneficios es que los resultados se asimilan mucho a los de una liposucción, pero sin que se necesite de una cirugía quirúrgica, es por ello que es una excelente opción pues no causa dolor, no se necesita usar anestesia, es muy efectiva, además no deja ningún tipo de cicatriz en la piel.

¿Cómo funciona la cavitación?

Los ultrasonidos de cavitación producirán pequeñas burbujas en las células grasas, que implosionan y harán que estas células se rompan y se vuelven líquidas. Finalmente, este líquido se excreta a través de la orina y el sistema linfático.

Los resultados se pueden ver desde el primer encuentro, que puede reducir los contornos del cuerpo hasta en 12 cm.

Tras delimitar la zona a tratar con cavitación (abdomen, piernas, glúteos …), aplicar el gel con un aplicador circular para reponerlo. Durante cada tratamiento, sentirá una sensación de succión indolora.

Cada ciclo de tratamiento dura aproximadamente 20-40 minutos, y luego se pueden aplicar otras técnicas de drenaje, terapia de compresión o masaje para ayudar a eliminar las células grasas y evitar que se reabsorban nuevamente.

Para obtener los mejores resultados, se recomienda tener de 6 a 12 sesiones de tratamiento por semana, dependiendo de las necesidades de cada paciente..

Beneficios de la cavitación

La cavitación es una tecnica que tiene muchas ventajas, por ejemplo, su piel puede devolverle un aspecto juvenil y saludable. Éstos son algunos de sus otros beneficios:

  • promueve una mejor  circulación sanguínea.
  • Combinado con el drenaje linfático, elimina toxinas y fluidos corporales.
  • Aumenta la tensión y elasticidad del tejido, es decir, puede regular los músculos.
  • Regula el tránsito intestinal.
  • Elimina la piel de naranja (celulitis)
  •  Mejora la elasticidad y apariencia de la piel.
  • Activar la producción de colágeno.

Recomendaciones para antes y después de cada procedimiento

En el  proceso de cavitación, se recomienda beber abundante agua (1,5 litros de agua), seguir una dieta hipocalórica (dieta hipocalórica) y hacer ejercicio suave entre dos sesiones de entrenamiento para lograr mejores resultados.

Como ya hemos comentado, tras cada tratamiento se recomiendan técnicas de drenaje (masaje o terapia compresiva) para favorecer la excreción de grasas.

Por último, cabe destacar que si bien la cavitación es una operación segura, debe ser realizada por un experto en medicina estética, ya que si no se realiza correctamente puede dañar órganos vitales.