Saltar al contenido

 Otoplastia: ¿Qué es y para qué sirve? 

julio 29, 2021

La otoplastia es una cirugía que consiste en un procedimiento para cambiar el aspecto de las orejas ya sea de tamaño o de posición. Si te preguntas  ¿Quién puede realizar una otoplastia? la respuesta es las personas que les molesta la forma, tamaño o deformación por lesión o defecto congénito. Este procedimiento se puede llevar a cabo a cualquier edad una vez que las orejas hayan alcanzado su tamaño definitivo es decir aproximadamente a los 5 años de edad y durante edad adulta. En algunos casos muy específicos la cirugía se hace desde muy temprana edad, desde los 3 años.

¿Cuál es el procedimiento de la otoplastia?

Generalmente este  procedimiento no es muy tardado ya que son alrededor de dos horas. La otoplastia se puede realizar de diferentes maneras dependiendo la situación de cada paciente y la técnica específica de cada cirujano donde determinará cuál será la ubicación de las incisiones y de las cicatrices que se generen.

El especialista puede realizar incisiones en los siguientes sitios: 

  • Detrás de las orejas.
  • En los pliegues internos de las orejas.

Posterior a realizar dicho paso  el médico podría retirar el exceso de cartílago y piel y doblar el cartílago hasta colocarlo en la posición adecuada y lo fijará con puntos internos. Se necesitan puntos adicionales para cerrar las incisiones.

¿Qué precio tiene la otoplastia?

Los precios en promedio de este procedimiento en México oscilan entre lo 40 a los 60 mil pesos mexicanos dependiendo de el hospital y el cirujano

Recuperación del procedimiento

Después de la otoplastia, las orejas se cubrirán con vendajes para protegerlas y sostenerlas.

Puede sentir molestias o picazón. Tome analgésicos según las recomendaciones de su médico. Si toma analgésicos y su malestar aumenta, comuníquese con su médico de inmediato.

Evite dormir de lado para evitar presionar sus oídos. También trate de no frotar ni aplicar fuerza excesiva a la incisión. Considere usar camisas abotonadas o de cuello ancho.

Unos días después de la otoplastia, el médico retirará el vendaje. Sus orejas pueden estar hinchadas y enrojecidas. Debe usar una diadema suelta para proteger sus oídos por la noche durante dos a seis semanas. Esto evitará que sus oídos se muevan hacia adelante cuando se dé la vuelta en la cama.

Hable con su médico sobre cuándo o si es necesario retirar los puntos. Algunas puntadas se disolverán solas. Otros deben retirarse en el consultorio del médico varias semanas después de la operación.

Pregúntele a su médico cuándo puede reanudar las actividades diarias, como el baño y las actividades.

Resultados

Después de quitar el vendaje, verá inmediatamente un cambio en la apariencia de la oreja. Estos cambios son permanentes.

Si no está satisfecho con los resultados, consulte a su cirujano sobre la posibilidad de una cirugía de revisión.

Riesgos y precauciones

Riesgos

Cicatrices:  Aunque las cicatrices son permanentes, es probable que estén ocultas detrás de las orejas o en los pliegues de las orejas.

Las orejas son asimétricas: Esto puede deberse a cambios en el proceso de curación. Además, es posible que la cirugía no corrija con éxito las asimetrías preexistentes.

Cambios en la sensibilidad de la piel:  Durante una otoplastia, el reposicionamiento de la oreja afectará temporalmente la sensibilidad de la piel en esta área. En casos especiales, el cambio es permanente.

Problema de puntos:  En la superficie de la piel pueden aparecer puntos para confirmar la nueva forma de las orejas, en cuyo caso es necesario retirarlos. Esto puede causar inflamación de la piel afectada. Por lo tanto, es posible que necesite otra cirugía.

Exageración:  La otoplastia puede crear contornos poco naturales y hacer que las orejas se vean planas.

Precauciones

  • Como cualquier otro tipo de cirugía mayor, la otoplastia conlleva el riesgo de sangrado, infección y reacciones adversas a la anestesia. También puede tener una reacción alérgica a la tela u otros materiales utilizados durante o después de la cirugía.
  • Antes y durante el proceso de cicatrización deberás de dejar de fumar esto porque reduce el flujo sanguíneo en la piel y puede retrasar el proceso de cicatrización.  
  • Es importante que una persona de confianza te lleve a tu casa después de la cirugía y te acompañe durante la primera noche de tu recuperación.
  • Evitar el consumo de los siguientes medicamento: 

– Aspirina

-Medicamentos antiinflamatorios

-Suplementos a base de hierbas porque pueden aumentar la hemorragia.